¿Cómo amor?

BERLIN CORAZÓN

Desromantizar aquella palabra, bajarla a pedradas del árbol o del pedestal en el que se le suele tener, valerse de un palo o de una horqueta de ser necesario. Bajar el amor al suelo. No pisotearlo, no. No enterrarlo ni confinarlo a una celda, eso menos. Volverlo un artículo más del hogar. Ponerlo junto al cepillo de dientes, la almohada o la olla del café. La alacena podría ser un buen lugar. O mejor no. Mejor dejarlo afuera, donde no podamos perderlo de vista para que no se venza y terminemos por descubrirlo podrido cualquier día de estos.

No domesticarlo, no, eso jamás: podría ser peligrosísimo, sería cultivar en silencio a la bestia que un día terminará atacándonos. Pensándolo bien, no puede volverse un objeto más, corrijo lo dicho hasta ahora: el amor no puede ser como el papel higiénico, ni el delantal, ni el perchero de la casa. No. ¿Como el cuarto o la silla en que leemos nuestros libros preferidos? ¿Como el balcón desde el que miramos atardeceres? ¿Como el jardín o la planta que regamos cada día o una vez a la semana, según el tipo de planta y el clima?

Ni tan cotidiano que se nos vuelva invisible ni tan sagrado que no lo podamos tocar. Pero hay palabras que se resisten a todas las fórmulas.

Anuncios

Amor sin posesivos

árbol a 2 manos (carolópezj 2014)

carolopezj/2014

 

Me asombra que en un solo día pueda andar por tantas calles, que pueda escribir tantas cartas, que pueda leer tantos libros, que pueda hablar con tanta gente, que pueda ir a tantos cafés, que pueda ver tantas películas, tantas exposiciones. Es como un torrente en movimiento continuo.”

(Anäis Nin / Diario I (1931- 1934))

La primera vez que Ella le dijo “mi amor”, le aclaró que no estaba empleando un posesivo. Le explicó que no era que Él, su amado, fuera de Ella. Él no le pertenecía, nada más lejos de eso. Le advirtió que cada que Ella pronunciara “mi amor” para llamarlo a Él, no haría más que señalarle un hecho: Él ha despertado en Ella, como nunca antes nadie, la potencia del amor. Por eso, cuando Ella le dice “mi amor”, lo que le dice en realidad es “eres, despierto en mí, todo el amor que puedo dar y sentir”.

“Mi amor” es algo que ella siente y no algo (ni alguien) que posee. “Mi amor” es algo que crece en Ella gracias a Él y, por lo tanto, Él es el amor en Ella.

Sobre tres duelos (y dos bonus track)

duelo 1

Duelo 2

La palabra duelo tiene dos raíces que dan vida a sus acepciones: del latín duellum que significa guerra, combate. Y del latín dolus, que significa dolor. (más…)

Juego de niños

letraypalabra2

Un árbol. De sus ramas cuelgan los juguetes viejos de unos niños. (más…)

Nuevas viejas palabras

Lapiz roto (by carolopezj)

Pensé que conocía la palabra «muerte». Mentira. (más…)

Silencio se escribe con hache

texto en tinta blanca carolopez

Largo silencio. Motivos para escribir no han faltado (mi agenda y mi escritorio están llenos de apuntes) (más…)

“Amar” es un verbo irregular

AMAR verbo irregular by carolopez

Aunque las reglas del idioma español afirmen lo contrario, hay que admitir que “amar” es un verbo irregular. (más…)

ECHANDO FLORES

las mujeres en el cine colombiano

libreta de abastecimientos

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

costuras y pre(-)textos

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

Un lugar de paso

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

Ohpino

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

El orejón sabanero

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

lapieldelabatata

Bocetos, versiones, fragmentos de realidad · Textos por: Andrés Gómez O

El Blog de Konstance

Para amantes de la Literatura