La ciudad blanca

Aquella ciudad no ocurría en el futuro. Ocurría hoy, en simultáneo con nuestra ciudad de sol, viento, calles asfaltadas, cielo abierto, pantallas, árboles, edificios, casas, carros y algunos jardines alrededor. Ocurría además en la superficie, en las narices de la ciudad tradicional –y no en el mundo subterráneo como podría uno suponer al escuchar hablar de ella–.

Está herméticamente cerrada: no hay allí más que luz artificial.

Una luz tenue, lechosa y adormidera se alza sobre La ciudad blanca hasta invadir cada rincón, cada esquina y cada cuerpo que pasa por los habitáculos o por los pasillos de la laberíntica ciudad. Así han inventado el día eterno: sin noches, ni oscuridad, ni sueños. Un día sin fin que cada cual extiende o reduce a su antojo, enmarcado en un tiempo que cada quien administra según su capacidad.

No hay relojes en La ciudad blanca. Ni mugre, ni polvo, ni malos olores. Paredes blancas, baldosas blancas también -y brillantísimas- que hacen las veces de calles por las que transitan solo peatones y que, sin descansar, trapean y barren señoras de traje azul que parecieran ser invisibles pues nadie les dirige la palabra.

 

 

[La ilustración que abre este post es del ilustrador Vasco Mourao, de la serie Genova Perceptions y ha sido tomada del  website del artista)

Personajes domésticos No. 1

 

hopper-edward-night-windows

 

I

Después de tantos días sin noticias tuyas

llegas como si nada.

 

Buscas tu plato,

ese que te sirvo cada noche

y que cada noche cambio,

con la esperanza de que encuentres

fresca

la comida.

 

Lames,

pasas tu lengua por la leche,

por mi leche.

Bebes.

 

 

II

Jamás pides caricias.

 

Me frotas contra tu vientre

ronroneándome al oído palabras tontas.

 

Me envuelvo entre tu pelaje.

 

 

III

 

Mucho después del sol, te levantas.

 

Lames de nuevo:

a mí,

a ti,

al plato.

Y saltas por la ventana,

como tantas otras veces.

 

Nada nuevo.

 

 

IV

 

Me quedo

Tras el marco y el cristal

mirando cómo te pierdes

entre los tejados.

 

Escucho maullar la gatas,

sabiendo que detrás del grito que enloquece

puedes estar tú

–seguramente lo estás.

 

Mientras yo

espero ansiosa tu llegada.

Y aúllo por la ventana.

 

 

*[La imagen es de Edward Hopper (Night Windows)]

Algunas histerias

desenredando---latidos-capilares-by-carolopezj

[Mujer en una silla mecedora amarrada entre su propio pelo –larguísimo, enredadísimo–. Sólo podemos ver con claridad su cabeza: piel pálida, labios secos, ojos bien abiertos. Su voz fluye libre por la habitación en la que se encuentra encerrada mientras grita, desbordada, lo siguiente:]   (más…)

Cirugía de esquina

johanacalle-cabeza-de-casa.png

Nelly Borré es una autora prolífica –y hasta hace muy poco, desconocida– que ha escrito 2 libros de cuentos, una novela breve y una novela gráfica (todos inéditos). Amante del dibujo y del cómic desde que era una niña y de la literatura desde su adolescencia, Nelly tiende a hacer que confluyan diversas artes en sus producciones (que a su juicio son, sobre todo, literarias). Por estos días acaba de ser lanzada Cirugía de esquina, una novela-relámpago-no-lineal escrita y dibujada en los muros de seis localidades de Bogotá. Hasta el día de hoy, 20 muros han sido intervenidos por un colectivo de artistas que co-crean con Nelly: cada muro corresponde a un capítulo de este relato efímero. Desde inicios de febrero empieza a verse gente de todas las edades leyendo, a plena luz del día y de pié, las enormes páginas de una obra que nos sitúa en el horizonte de la literatura más contemporánea. Se espera que para el 20 de julio se concluya el proyecto con un total de 41 capítulos desplegados por toda la ciudad y que, aunque pueden leerse de manera independiente, en conjunto hacen parte de una única historia.

 

 

*La imagen que acompaña este post es una fotografía de una obra de Johanna Calle, tomada en la exposición Silentes 1985-2015 (realizada en el Museo de Arte del Banco de la República en Bogotá (D.C), entre noviembre de 2015 y febrero de 2016)

Ser duda

by fabio polanco-duda

Hubo un día en el que fui una duda. No era tener la duda en el bolsillo, ni amasarla con la mano hasta ponerla en algún lugar de la casa o entre un libro viejo, no. No era dudar, ni hacerme preguntas, ni tambalearme ante algo que me agobiaba. (más…)

Despertar nocturno

Goya - algún partido sacaEl padrastro salía de la habitación cada noche. Voy al baño, le decía a su esposa. (más…)

Las palabras: grandes ausentes

amantes-chagall

Cerveza águila (famosa desde 1913) en mi garganta en mi estómago en mi vejiga. Un bar de barrio: sillones. Un espaldar de grandes puntos negros y rojos setenteros recostado sobre un fondo blanco. Música. Cerveza. Silencio. Música. Ausencia del uno y del otro. No hay disposición para el diálogo. El águila ya empieza a acomodarse en mi cabeza, en mi sangre, en mí. Me olvido de todo. Soy música. No pienso. Eres para mí, luego de siete años, un enigma. Y no logro descifrar tus silencios ni tus pausas. Creo entonces que hemos entrado a dos lugares distintos. No sé qué sientes. No sé nada de ti. Yo, por lo menos hablo. Tú, solo sabes de silencios…

(más…)

El libro lago

Image

Borges escribió un cuento (¿o me lo estaré inventando?) sobre un libro que contiene todos los libros adentro. Es un libro inagotable. No tiene peso ni medida. (más…)

Ventana con vista al mar

foto con vista al mar

Eran las seis de la mañana. Primera noche que dormía en el Cabo de la Vela, en la playa, arrullada por un viento guajiro que movió su chinchorro hasta despertarla. (más…)

ECHANDO FLORES

las mujeres en el cine colombiano

libreta de abastecimientos

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

costuras y pre(-)textos

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

Un lugar de paso

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

Ohpino

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

El orejón sabanero

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

lapieldelabatata

Bocetos, versiones, fragmentos de realidad · Textos por: Andrés Gómez O

El Blog de Konstance

Para amantes de la Literatura