• Entradas recientes

  • Archivos

  • Categorías

  • Anuncios

Lo que persigo

La palabra señala pero mi dedo es múltiple

dedo pulpo ciempiés

apuntando hacia lo que no tiene forma

ni apellido ni esqueleto

lo sin nombre que punza y obra y corroe y late

 

se parece más a un fantasma

 

lo que persigo no tiene cuerpo

vive en el cuerpo en los cuerpos,

en mi cuerpo y más allá de él

lo he sentido

no visto

como un rastro muchas veces. Muy cerca. No se deja agarrar. Se revela en la noche más profunda y al amanecer se escurre por todos los sifones de la casa. Le caben todas las palabras pero no las quiere. Se necesitan más que palabras para ver la forma de un fantasma.

 

[Las imágenes son capturas de pantalla del video realizado por Juan Pablo Polanco en Rincón del Mar (2019) en una acción performática con José Daniel Ocón para un proyecto artístico]

 

 

Anuncios

Voces

by-carolopezj-2019

Voces, busco voces, las hay dónde, dentro de mí a veces, he transcrito algunas, en el silencio de la lectura también voces, pero no solo, en una que otra imagen, viejas cosas, latidos fugaces en mi historia con las voces, diarios calendarios, cuerpos desgastados, sostenidos los relojes de la infancia

qué tienen esas voces, de las que hablo, que me llaman y me buscan, me seducen y me inquietan, no se dejan ver del todo, urgentes en medio del bosque, ecos de un pozo de la noche el sueño el interior adentro el fondo, voces sótano buhardilla, viento rugido llama

craquear telúrico voces, al oírlas atraviesan, los huesos de la memoria, despiertan desconciertan hielan, fulminantes algo hierve, resuena y se evapora al escucharlas, dejan ver entre sus pliegues, voces llanto o hermanas del llanto y que lo llaman, asombro júbilo gemido, de múltiples géneros estallan, y detonan suave a veces cuanto tocan, sutiles temperamentales, elegantes gráciles todo lo arrasan, gritan rasgan rompen con su fuerza alzan el peso, o lo abrazan si es preciso

aquello que las mueve, cultivado en el silencio y a presión, reverbera en sogas tensas, abanicos inservibles en las sábanas el viento

rastros tules entre ácaros eléctricas

encarnarlas en sonidos en objetos, en lugares en un tiempo, otros cuerpos su corriente desatada, fijar ecos sin plantarlos, sostenerlos en el aire, fuerza ingrávida dejar que eleve cosas, apenas algo o todo, voces dirán.

escucho (fragmento)

Malevich.black-square

 

hay un silencio lago que contemplo 

cuando a veces mi voz muda

 

 

 

[La imagen que abre el post es de Kazimir Malévich, Cuadrado negro. Tomada de Wikimedia Commons]

Correspondencias póstumas (fragmento)*

Al estrépito 

al rugido, si se le diera un cuerpo…

(…) a los tirones, a los gruñidos, a los rompimientos

a las mareas de sangre en el corazón

a la sed

a la sed sobre todo

a la sed jamás aplacada

si se le diera un cuerpo…

(Henri Michaux, Movimientos)

 

Querer soltar las letras cargadas por diez años. Puestas sobre papel, digeridas, en los huesos las palabras. Diez años de escritura diaria. O casi diaria que es lo mismo. Cansada de las palabras que dicen siempre que no callan, del ruido que producen.

 

Añorar el silencio y sin embargo desear al mismo tiempo hablar con mi madre muerta. Chocar con la imposibilidad de escucharla desde el día de su muerte. Cinco años hace sin oírla.

 

Escribo a mamá una carta cada día. Una sobre otra. Como un chorro mi voz. Le cuento qué hay de mí. Ninguna respuesta. Correspondencia fúnebre que redime y mata: cartas en las que paso por sobre lo escrito una y otra vez como ahogando la escritura.

 

Mi escritura miope avanza con trazos que se pierden entre líneas escritas previamente, líneas marañas que oscurecen y trastocan el sentido, líneas que empujan el lenguaje hacia la forma.

 

Escribirle a mi madre muerta y matar así mi escritura. Escribir para no poder leer lo escrito. Escribir para borrar. Escribirle cartas que ella no podrá leer, cartas que no serán leídas.

 

En medio de la imposibilidad, me acerco un poco, elijo fragmentos: leo. Algo aparece. El lenguaje habla. Me habla. Dice más de lo que yo misma podría decir. Habla con la voz evanescente de la sombra de mi madre.

 

*Fragmento del Arte poética a propósito de la serie de experimentación plástica Correspondencias póstumas (ensayos)  [2018]

 

 

[La imagen que abre el post es un detalle de una de las piezas de la serie Correspondencias póstumas (ensayos), expuesta en la exposición PROVISIONES -realizada por la IX cohorte de la Maestría en Artes Plásticas y Visuales de la Universidad Nacional de Colombia]

Ese fantasma

alquimia

Sobre la forma ninguna certeza.

Por un buen tiempo, cuando me propuse convertir la escritura en mi oficio, pensé la forma: me convencí de que la forma estaba en la gramática, en la sintaxis, en el uso que podía hacer de las palabras o en servirme de la puntuación para obtener un ritmo. Así, darle forma a mi obra significó sentarme a trabajar largas horas en el computador: cambiar frases, quitar adjetivos, construir imágenes con palabras, probar sonoridades y cadencias en la redacción. Borrar, sustituir, agregar, incluir, separar… no importaba el verbo que empleara para relacionarme con la forma, éste siempre desplegaba su función sobre los componentes y las dinámicas del lenguaje escrito.

No fue fácil. Para lograrlo tuve que deshacerme de unas presencias que llevaban años conmigo y que parecían no caber en esta manera de creación que era la escritura: fue así como la forma se volvió intrusa para mí.

Pero la intrusa se asomaba cada tanto:  impulsos irrefrenables por separar letras, diagramar frases, incluir colores.  Imágenes, sonidos y materialidades ocupaban un lugar en la creación del mismo modo que lo hacían las palabras. A todas esas presencias las ignoré, las escondí, las guardé en mis cajones. Las saqué de mi vida.

Eran insistentes sin embargo.

Junto a la palabra mamá las alas de una mariposa negra. Un frasco vacío de loción en mi tocador perfumaba el tiempo detenido de la protagonista de mi novela. Las fotos viejas de un álbum y un arrume de documentos oficiales reclamaban su presencia en mis páginas. Mis larguísimos pelos un día dibujaron frases y palabras que buscaban tener algún sentido. Y en el espejo del baño con trazos de marcador se dibujó una mujer que terminaba de escribir “reflejo” del otro lado.

Pensaba que al haberla sacado de mi vida había perdido todo trato con la forma. Pero había vuelto con su fuerza recobrada. Volvió con furia y resentida por mi expulsión. Me interpeló. Me juzgó. Y volvió a habitar mi casa, mi vida, ahora como un fantasma.

La forma es el fantasma que ronda mi escritura y que forcejea para darle cuerpo a una parte de mis obras. A la forma le cuesta expresarse a través del lenguaje escrito, en cambio se encarna de manera fugaz y contundente en la materia. Por eso no más escribir por ahora. Convertirme en una posesa de ese fantasma, dejar que hable en mí y a través de mí. E intentar darle forma.

 

[La imagen que abre el post fue tomada del alchemywebsite. La versión original no tiene color y pertenece al libro Musaeum Hermeticum ]

Arte poética* (3)

Yelena Bryiksenkova

He sido y espero seguir siendo una aficionada a la escritura, aficionada en el sentido de sentir inclinación o amor por algo. No puedo perder de vista eso. No quiero hacerlo. También es cierto que esta afición, como toda verdadera afición, me ha llevado a ponerle un gran empeño y diligencia (y todo mi esfuerzo) al acto de escribir, pero no por ello tiene que volverse una obligación y mucho menos una tortura. Quiero aprender a seducir las letras, jamás a domarlas.

Si algunos se proponen como meta hacer grandes obras que queden inmortalizadas para la posteridad o escribir novelas que tengan ocupados a los intelectuales del futuro en el intento por comprenderlas, yo me propongo mantener el goce en la escritura. Y si bien el ánimo del autor no necesariamente se refleja en sus obras, espero que logren transpirar algo de eso, que se filtre por entre las páginas el placer que produce vivir entre las letras. Si no ocurre esto, por lo menos este ejercicio habrá sido una excusa para el goce, para mi goce.

 

*Arte poética a propósito de En la punta del lápiz. Escrita en noviembre de 2011.

 

[La imagen que abre el post es de la ilustradora Yelena Bryiksenkova]

 

Coleccionista de letras

Diario de hanna hoch

Si me preguntan qué soy tendría solo una certeza: una lectora. Hay algo en las palabras de algunos libros que me conecta con la vida. Algo que es inasible y que invade todos los órganos de mi cuerpo. Si intento rastrear ese magnetismo que siento por las letras, me veo a los siete años copiando frases en una pequeña agenda que me dieron de sorpresa en una fiesta de primera comunión. Desde entonces no he parado de robar pedazos de novelas, cuentos, poemas y ensayos. Además de lectora, soy –no cabe duda–, coleccionista de letras.

 

[La imagen que abre el post es de un diario de la increíble artista Hannah Höch]

Por una literatura elástica

jenny-holzer_issa_8

Emplear la literatura como un material plástico; la literatura que es sentido, trazo, ruido, imagen, nervio. Explorar la plasticidad de la palabra de manera radical. Sacar la literatura de los libros: llevarla hasta paredes pisos la ciudad entera en letras. Rodear los cuerpos de literatura, sitiarlos, encerrarlos en laberintos de palabras. Asesinar lo que se concibe como escritura literaria y hacerla revivir con otra cara y otra piel y otros órganos vitales. Robar herramientas y técnicas y estrategias de otras artes para llevarlas a la orilla de las letras –y  viceversa. Amplificar las fronteras de la literatura: expandirla en todas las direcciones posibles. Volverla elástica.

[La imagen que abre el post es una obra de Jenny Holzer y fue tomada de: www.isupportstreetart.com]

 

 

 

Sobre qué escribo

I

Sobre todo escribir sobre papel. (más…)

Arte poética* (2)

Decur (carbón - lápiz - tesoro)

Cada tanto, la voz arrojaba una idea y yo escribía. Una forma de no sentirme sola al principio (jamás imaginé escribir para un lector). (más…)

PABELLÓN DE LA OREJA

Escritos / Julia Nanda Bejarano López

Carlos Camacho

Reflexiones arbitrarias sobre Arte y Pedagogía.

Litttera

Literatura, Lingüística, Cultura...

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

sebastianquinterovelasquez

Just another WordPress.com site

dosvecesbreve

dosvecesbreve

" Una Voz en el Silencio "

Literatura, reflexiones, pensamientos, fotografía, arte, musica, cine y cosas de actualidad

La Calamara

Reseñas de literatura escrita por mujeres

ECHANDO FLORES

las mujeres en el cine colombiano

DESPUÉS DE LA MEDIA RUEDA

Bitácora nostálgica, de un cubano que vive hace más de dos décadas en Suecia

libreta de abastecimientos

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

costuras y pre(-)textos

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

Un lugar de paso

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

Ohpino

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

elorejonsabanero.com

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

lapieldelabatata

Bocetos, versiones, fragmentos de realidad · Textos por: Andrés Gómez O

El Blog de Konstance

Para amantes de la Literatura