Mujeres de vida alegre

Mujer alegre

Mujer alegre

No me cabe en la cabeza como en algún momento de la historia el eufemismo “mujeres de vida alegre” pudo llegar a ser (¿es?) un calificativo negativo (socialmente hablando).

Lo más fuerte de todo es que en algún momento las señoritas y señoras “decentes” no querían por nada del mundo llegar a ser “de vida alegre”. ¿Qué nos dice esto del destino de las mujeres durante siglos? No hay que ser un genio para responder, pero me gustaría hacerlo con unas líneas de Gabo en Crónica de una muerte anunciada, donde una madre afirma con la mayor naturalidad, a propósito de sus dos hijas: “Cualquier hombre será feliz con ellas, porque han sido criadas para sufrir”

Yo no sé a ustedes, pero yo siempre he admirado a las mujeres deseantes, desadas y deseosas, esas que buscan el placer en cada cosa y que no se conforman con una vida tibia. ¿No trae, acaso, alegría el placer? ¿qué puede haber de malo en eso?

De haber vivido en épocas pasadas me hubiera resultado tentador ser una puta, ¿qué más ilusión que ser “de vida alegre” en medio de tantas mujeres decentes pero tristes, sin gracia, quejándose todo el día como lo eran (¿lo eran?) las mamás? Necesitamos más chicas que se nieguen a aceptar sin reclamos una vida llena de cargas, pero sobre todo, más ellas que acepten sin culpas la felicidad y el placer.

Para cerrar, los dejo con una cita de Rodrigo Hasbún, sacada de un cuento que se llama La casa grande (recomendadísimo):

“Tenía una mirada dura, mamá. Yo no entendía aun que esa era la mirada de las mujeres que no son felices, la mirada de las mujeres abandonadas por maridos que sin embargo seguían a su lado, por costumbre o por guardar las apariencias o porque tenían claro que las amantes eran solo para un rato, a diferencia de la esposa, que debía ser una sola para siempre.” (En: Los días más felices).

Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

7 comentarios

  1. olucierna

     /  febrero 2, 2013

    Y como lo indica la tendencia, la condena es múltiple… Pues no solo ha sido condenable eso de “la vida alegre” (que, convertida en trabajo de alegre no tiene mucho), sino que además esa condena ha llevado a que el insulto por excelencia sea el de puta… Hace unas semanas en Colombia la prensa estaba escandalizada porque un director técnico había llamado a los futbolistas “prostitutas”, pero mientras todo el mundo estaba indignado por la ofensa a los jugadores, nadie se preguntaba si a las mujeres que ejercían el oficio (y a sus hijos, a sus amigos, a sus amantes) les molestaría el uso de la palabra como insulto.
    Tal vez me desvío de la intención del post, pero por si no, comparto otra interesante reflexión alrededor de la palabra:
    http://www.revistaarcadia.com/impresa/articulo/el-insulto-mas-antiguo-del-mundo/26375

    Responder
    • Pero algo que me parece simpático (por paradójico) es que aunque puta parece ser el mayor insulto femenino, la figura de la prostituta es tan magnética que tanto hombres como mujeres la persiguen (más allá incluso de sus fantasías). Me parece que uno de los meollos del asunto está en condenar y satanizar la vida alegre cuando a todos, o por lo menos a muchos, nos encanta.

      Responder
    • Y noooo, el artículo de Lina Vargas (El insulto más antiguo del mundo) no se desvía de la intención del post, creo que más bien la enriquece.

      Responder
  2. olucierna

     /  febrero 2, 2013

    Otra cosa, el cuento recomendado de Hasbún puede encontrarse en:
    http://zonaliteratura.com/index.php/2012/10/27/la-casa-grande-cuento-de-rodrigo-hasbun/

    Responder
  3. olucierna

     /  febrero 15, 2013

    ¿sería tan sabrosa la vida alegre si fuera incluso promovida…?

    Responder
  4. ¿Han dejado de ser sabrosos los helados o el chocolate por el incremento de su promoción? Aún así, no a todo el mundo le gusta el helado, e incluso los gustos en los sabores son tan amplios que siguen apareciendo nuevos sabores en el mercado…

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ECHANDO FLORES

las mujeres en el cine colombiano

libreta de abastecimientos

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

costuras y pre(-)textos

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

Un lugar de paso

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

Ohpino

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

El orejón sabanero

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

lapieldelabatata

Bocetos, versiones, fragmentos de realidad · Textos por: Andrés Gómez O

El Blog de Konstance

Para amantes de la Literatura

A %d blogueros les gusta esto: