No hay diccionario que valga

Hay palabras que vuelven a cobrar sentido cada tanto. Para la muestra un botón: la palabra “mamá” significa una cosa recién aprendemos a hablar y va cambiando a medida que pasan los años. En mi caso, por ejemplo, cuando llegué a la adolescencia solía pronunciarla con rabia y reproche; sobre todo con desesperación. Luego, se fue llenando de reclamos y nostalgias. Ni siquiera voy a hablar de aquello en lo que se convirtió cuando mi madre estuvo enferma. Para cuando mamá desapareció de este mundo, la palabra se había vuelto más grande de lo que jamás imaginé: cobró una presencia mayor que cuando en mis primeros años llenaba cuadernos enteros con emes, áes y tildes.

En el diccionario de la RAE, mamá aparece como una expresión coloquial de madre. Pero, a pesar de las múltiples acepciones que se incluyen allí, cualquier lector puede juzgar lo corto que se queda el diccionario en este caso (que no es el único).

En los últimos meses, cuando mis amigas más cercanas empiezan a tener hijos, la palabra vuelve a dar un giro inmenso. Tanto, que empiezo a desconocerla. Su significado se va haciendo cada vez más distante y misterioso puesto que, al decirme a mí misma que no tendré hijos, quedo condenada a ver de lejos y con cierta extrañeza los cambios que implica en la vida de una persona ser mamá. Por cerca que me sienta de algunas de las connotaciones que entraña dicha palabra, por más rodeada que haya vivido de mamás e incluso, a pesar de haber tenido una madre maravillosa, quienes viven dicha experiencia parecen entrar a un clan, a una logia o secta que anula los demás significados de la maternidad e incluso de la vida.  Y siguiendo esta lógica, ¡sólo las madres podrán darme una respuesta!

No por eso dejo de celebrar por los recientes nacimientos, antes bien, brindo por los y las nuevas hijas e hijos que llegan al mundo y sobre todo, por todas las mamacitas que conozco y que habré de conocer. Brindo sobre todo porque, aunque la vida no vuelve a ser la misma para ellas, les pido que guarden algo de eso que fueron antes de tener sus hijos y que recuerden los primeros significados de esa palabra que pronto sus hijas e hijos dirán, una palabra que con toda seguridad irá cargada de amor.

Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

2 comentarios

  1. olucierna

     /  octubre 9, 2012

    … que con toda seguridad irá cargada de amor y, a su vez, volverá a llenarse de distintos significados…
    lindas letras!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ECHANDO FLORES

las mujeres en el cine colombiano

libreta de abastecimientos

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

costuras y pre(-)textos

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

Un lugar de paso

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

Ohpino

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

El orejón sabanero

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

lapieldelabatata

Bocetos, versiones, fragmentos de realidad · Textos por: Andrés Gómez O

El Blog de Konstance

Para amantes de la Literatura

A %d blogueros les gusta esto: