Ese objeto llamado libro

Fragmento del capítulo Rompecabeza.

Son muchas las formas de leer y los contenidos que se prestan para ello. Los hay experimentales como muchas de las páginas de Guillermo Cabrera Infante en “Tres Tristes Tigres” (aquí va la página espejo del capítulo Algunas Revelaciones) o de Cortázar en “Rayuela” (el capítulo 68, por ejemplo);  

difíciles de encasillar en un género como “Especies de Espacios” de Perec o los libros almanaque de Cortázar como “La vuelta al día en ochenta mundos“; profundamente reflexivos e irreverentes como el “Viaje a Pié” del colombiano Fernando González; con narrativas centradas en la imagen como ocurre en las novelas gráficas de las cuales destacamos a “Asterios Polyp” de David Mazzucchelli  y  “Ciudad de Cristal” de Mazzucchelli y Paul Karasik (un remake en este género de la novela de Paul Auster que lleva el mismo nombre) o tan juguetones y creativos como el “Animalario Universal del profesor Revillod” de Miguel Murugarren, con ilustraciones de Javier Sáez, editado por el Fondo de Cultura Económica o Cursiagridulce del artista mexicano Fernando Llanos (que habíamos mencionado ya en “Textos libres con fósforos, trazos y servilleta“.

Los libros son un campo abierto, mucho más amplio de lo que comúnmente se piensa. Es cuestión de encontrar el que nos gusta. Pasa algo similar con los helados: no tienen por qué gustarnos todos los sabores, tenemos nuestros favoritos y de vez en cuando nos da por probar otros. O no, comemos toda la vida helado de chocolate y punto, pero eso no significa que no nos gusten los helados. Así que antes de decir “A mí no me gustan los libros”, o “A mí no me gusta leer” pensemos con más cuidado esta afirmación. De vez en cuando se vale intentar con otros sabores, los referentes que aquí hemos dado pueden ser un buen inicio. Muchos de ellos se pueden descargar gratuitamente en la web.

A propósito (y para despedirnos): hoy se celebra el Día Internacional del Libro. Para ello pongo a disposición de todos ustedes un video encantador que re-nombra, con el lenguaje propio de las culturas digitales, ese objeto llamado “Book”. Espero lo disfruten.

Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

1 comentario

  1. Retratos en unas cuantas líneas « letraypalabra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ECHANDO FLORES

las mujeres en el cine colombiano

libreta de abastecimientos

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

costuras y pre(-)textos

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

Un lugar de paso

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

Ohpino

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

El orejón sabanero

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

lapieldelabatata

Bocetos, versiones, fragmentos de realidad · Textos por: Andrés Gómez O

El Blog de Konstance

Para amantes de la Literatura

A %d blogueros les gusta esto: